Deportes

La Asamblea Nacional infló su presupuesto en 39.2%

Por lo general, cuando las entidades acuden al palacio Justo Arosemena a sustentar traslados de partidas y similares, ese acto es anunciado a través de comunicados de prensa de la propia Asamblea, o a través de sus redes sociales. La mayoría de las veces, incluso hasta se transmite por el canal de televisión de ese órgano, pero en este caso nada de eso ocurrió

La Asamblea Nacional, órgano que controla el gobernante Partido Revolucionario Democrático (PRD), empezó 2022 con un presupuesto de $143 millones 955 mil 516, pero hasta julio pasado ya lo había incrementado a $200 millones 485 mil 588, con silenciosas modificaciones.

Es decir, que lo elevó $56 millones 530 mil por encima de la cifra original, lo que equivale a 39.27%.

Así consta en un reporte de la Dirección General de Administración y Finanzas de ese órgano del Estado.

El millonario incremento coincidió con meses en que el PRD estuvo inmerso en una fragosa campaña interna por el control de la dirección del partido, torneo en el que resultaron victoriosos varios de los diputados que comandan el Legislativo, como el propio presidente Crispiano Adames, y Benicio Robinson, el presidente de la Comisión de Presupuesto.

Año 2022: $200.4 millones a disposición de la Asamblea

Entre marzo y julio de este año, la Asamblea Nacional modificó secretamente su presupuesto, de tal manera que de 143 millones 955 mil 516 de dólares que le habían sido aprobados para la vigencia fiscal de 2022, pasó a 200 millones 485 mil 588 dólares.

Todo ocurrió en meses del año cuando las tensiones políticas en el gobernante Partido Revolucionario Democrático (PRD) estuvieron encendidas.

Por ejemplo, el primer incremento ($36.5 millones) se dio en marzo, en el que, precisamente, se celebró una importante elección interna en el partido oficialista: la escogencia de los 4 mil 200 delegados (27 de marzo de 2022) que, a su vez, eligieron al influyente Comité Ejecutivo Nacional en otro torneo que se celebró el 15 de mayo pasado. En ese torneo, los grandes ganadores fueron los diputados considerados más poderosos en el Legislativo: Crispiano Adames, el presidente; Benicio Robinson, presidente de la Comisión de Presupuesto; y Raúl Pineda, entre otros.

Entre abril y mayo pasado, el presupuesto subió $700 mil. En junio, se dio otra modificación por $58 mil 54. Otro incremento grande, de $19 millones 232 mil 18, se dio en julio, mes en que el Adames se reeligió como presidente de la Asamblea Nacional con el voto de todos sus compañeros de bancada, de los 15 diputados de Cambio Democrático que comanda Yanibel Ábrego; y con el respaldo de sus aliados del Movimiento Liberal Republicano Nacionalista.

El presidente de la Asamblea Nacional, Crispiano Adames, ha preferido esquivar el tema y afirma que la planilla de la entidad no está abultada, sino que se le dio permanencia a funcionarios que estaban por servicios profesionales. Archivo Para funcionamiento

De esos $200.4 millones, $178.1 millones corresponden a funcionamiento. Es decir, para el pago de planillas, compra de bienes, contratos de servicios, viajes, comida, mantenimiento de estructuras, entre otros. Los $22 millones 244 restantes están presupuestados para inversión.

Todos estos detalles están consignados en un informe de la Dirección General de Administración y Finanzas del Legislativo.

Opacidad

Las modificaciones de los presupuestos de las instituciones del Estado son frecuentes. De hecho, una de las principales labores de la Comisión de Presupuesto de la Asamblea, organismo que preside Benicio Robinson, es recibir y evaluar solicitudes de traslados de partidas y créditos extraordinarios de las distintas entidades.

La ley de presupuesto de 2022, en su artículo 319, contempla los traslados de partidas y los define como “la transferencia de recursos en las partidas del Presupuesto, con saldo disponible de fondos o sin utilizar, a otras que se hayan quedado con saldos insuficientes o que no tengan asignación presupuestaria”.

Sin embargo, llama la atención que en lo que va de este año a la directiva de la Asamblea, presidida por el diputado Crispiano Adames, no se le ha visto sustentar ninguno de esos traslados, al menos públicamente.

Por lo general, cuando las entidades acuden al palacio Justo Arosemena a sustentar traslados de partidas y similares, ese acto es anunciado a través de comunicados de prensa de la propia Asamblea, o a través de sus redes sociales. La mayoría de las veces, incluso hasta se transmite por el canal de televisión de ese órgano, pero en este caso nada de eso ocurrió.

El artículo 319 de la ley de presupuesto también contempla un mecanismo para esquivar el sustento de esos millones en la Comisión de Presupuesto, pues dice que solo deben ser remitidos a la comisión los mayores a $200 mil. Si son menores a ese monto, lo puede gestionar la propia entidad y solo debe informar de ello a la comisión y al Ministerio de Economía y Finanzas.

Por estos días, la mirada pública está una vez más sobre el palacio Justo Arosemena, pues tendría un presupuesto para 2023 de $150 millones. La cifra es $6 millones más de los $143 millones que originalmente solicitó para 2022, pero precisamente esta nota demostró que esa cifra se quedó corta.

¿Cuál es la posición de Adames sobre los millonarios presupuestos que maneja el órgano que dirige?

El pasado miércoles 3 de agosto fue consultado por periodistas sobre el asunto, pero esquivó el tema ignorando las preguntas. También ha negado que la planilla de la institución que preside esté abultada.

Su teoría del posible aumento es que se le dio permanencia a varios funcionarios que antes estaban por servicios profesionales.

MÁS INFORMACIÓN