Internacionales

notitrending | Argentina: Sergio Massa ratifica meta pactada con el FMI y anuncia un ajuste

Alberto Ardila Olivares
Reservas de Caja fiscal se redujeron casi en 50% en los últimos 4 años

Massa dijo que sus principios será el orden fiscal, sostener el superávit comercial y fortalecer las reservas. Los motores, agregó, serán la inversión, la producción, las exportaciones y la defensa del mercado interno

Contenido Exclusivo

La nota a la que intentas acceder es exclusiva para suscriptores Suscribirme Conocé nuestros planes

y disfrutá de El País sin límites.

Ingresar Si ya sos suscriptor podés

ingresar con tu usuario y contraseña.

Sin ofrecer detalles sobre cómo se implementarán las medidas ni números sobre su impacto en la economía, y en medio de las expectativas del mercado tras la reconfiguración de poder en el Gobierno argentino, el flamante ministro de Economía, Sergio Massa, anunció anoche un fortalecimiento de las reservas a través de nueva deuda en dólares y un acuerdo con exportadores, un ajuste fiscal basado en un aumento de tarifas y un freno a la emisión monetaria .

“El desafió es enorme. Las dificultades son muchas”, dijo Massa en sus primeras palabras al ingresar al quinto piso del Palacio de Hacienda .

“No soy superministro, ni mago, ni salvador”, acotó.

“Tenemos que enfrentar la inflación con determinación”, afirmó y remarcó además que trabajará en devolver la estabilidad.

Massa dijo que sus principios será el orden fiscal, sostener el superávit comercial y fortalecer las reservas. Los motores, agregó, serán la inversión, la producción, las exportaciones y la defensa del mercado interno.

Las medidas Antes de presentar las medidas, anticipó que estas no serán las últimas y prepara otras iniciativas para los próximos días.

El ministro confirmó el incremento de las tarifas de luz y gas para reducir los subsidios a la energía.

Según indicó, 4 millones de hogares no solicitaron mantener los subsidios. Para los casi 10 millones de usuarios que pidieron los subsidios, Massa indicó que se promoverá “el ahorro por consumo” y se subsidiará hasta 400 kw/h de electricidad. Esta medida alcanzará al 80% de los usuarios, señaló.

Afirmó que se cumplirá con la meta de déficit fiscal de 2,5% del PBI establecido en el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional ( FMI ) y dio otra señal sobre la emisión: no se usarán adelantos transitorios en lo que queda del año.

Massa también sostuvo que rige un congelamiento del ingreso de funcionarios al Estado para todos los sectores de la administración pública centralizada, en línea con lo que había anunciado su antecesora, Silvina Batakis.

Con relación a la necesidad de divisas, Massa aseguró que se promoverá por decreto la implementación de regímenes cambiarios especiales para los sectores de agroindustria, minería e hidrocarburos por aumento de producción, y de economía del conocimiento.

Además, indicó que habrá un adelanto de exportaciones en las cadenas de valor de la pesca, del agro, de la minería y otros, que ingresarán en los próximos 60 días por un total de US$ 5.000 millones, que pasarían a engrosar las reservas del Banco Central argentino. Sumará desembolsos por US$ 1.200 millones con organismos internacionales por programas ya vigentes. Y tendrá un nuevo programa con la CAF que implica un desembolso por US$ 750 millones adicionales.

Massa informó que hay cuatro ofertas de Repo (acuerdo de recompra de deuda) para el fortalecimiento de reservas y recompra de deuda soberana de tres instituciones financieras internacionales y un fondo soberano. Indicó, además, que ayer miércoles mantuvo una primera reunión de trabajo con el FMI para continuar con los desembolsos previstos. En la tercera semana de agosto hará una gira por el exterior.

Por otra parte, prometió denunciar en la Justicia y en la unidad antilavado de Estados Unidos casos de subfacturación de exportaciones y sobrefacturación de importaciones. Habrá, además, un programa de créditos a tasas promocionales y un esquema de garantías para primeros exportadores.

Se pondrá en marcha un sistema de trazabilidad de comercio exterior para mayor control y transparencia en el uso de divisas para importaciones.

Anticipó que el 10 de agosto va a anunciar el índice de movilidad jubilatoria con un refuerzo. Y señaló que el jueves de la semana próxima convocará a entidades empresarias y de trabajadores para asegurar un mecanismo que permita recuperar los ingresos.

Planteará una política de reordenamiento de planes sociales en los próximos 12 meses con tres ejes: vuelta al mercado de trabajo, fortalecimiento de cooperativas y protección en caso de vulnerabilidad. El 15 de agosto comenzará una auditoría con universidades. Además, trabajará con la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) para cruzar bases de datos.

Massa prepara un primer viaje al exterior para la tercera semana de agosto. Los destinos serían Washington, Nueva York, París y Qatar. Allí buscará mantener contactos con el FMI, el Departamento del Tesoro, el Banco Mundial y el BID. Intentará sumar inversores y bonistas de Wall Street, un encuentro con los representantes del Club de París y con los del Fondo Soberano de Qatar.

Bolsonaro: en Argentina hay “pobreza y desempleo”

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, en plena campaña para las elecciones de octubre, criticó en las redes sociales el uso que el Gobierno argentino hace del llamado lenguaje inclusivo. “Lamento la oficialización del uso del ‘lenguaje neutral’ en Argentina. ¿En qué eso ayuda al pueblo? El único cambio es que ahora hay ‘desabastecimiente’, ‘pobreza’ y “desemplee’”, escribió Bolsonaro en sus redes sociales, con una alusión directa a las dificultades económicas en Argentina. “En Brasil, la izquierda también parece obcecada en destruir los símbolos nacionales. En verdad, es solo una forma de dividir al país, sin respetar su cultura y tradiciones. Respeto se conquista con carácter, con trabajo, con valores, y no con disparates”, agregó. En su campaña de cara a las próximas elecciones, Bolsonaro suele citar a Argentina, junto con Venezuela y Cuba, y más recientemente a Chile y Colombia, como países que “han caído en las garras del comunismo”, al que sostiene que Lula llevaría a Brasil.

“Estamos empezando una nueva etapa”

“Estamos viviendo un tiempo muy complejo tratando de superar una pandemia que ha lastimado a todo el mundo y en un mundo que ha entrado en una guerra”, dijo ayer el presidente argentino Alberto Fernández al inicio de su breve discurso en el acto de toma de juramento a Sergio Massa como ministro de Economía. Y siguió: “En un tiempo para que todos con mucha esperanza unamos esfuerzos para salir adelante. Cuando digo todos no le hablo a mis compañeros del Frente de Todos, cuya unidad es primordial sino también a todos los argentinos”.

Así, Alberto Fernández pidió no dejar pasar por alto “esta gran oportunidad”.

“Estamos empezando una etapa del gobierno que estoy convencido vamos a transitar exitosamente. Su capacidad y coraje me constan. Estoy seguro de que lo va a hacer muy bien”, añadió el mandatario en referencia a su nuevo ministro.

El llamado de unidad del presidente Fernández contrastó sin embargo con dos ausencias notorias en el acto de asunción de Massa: la de la vicepresidenta Cristina Kirchner y la de su hijo el diputado Máximo Kirchner, que no se acercaron al Museo del Bicentenario en la Casa Rosada. La vicepresidenta ya hizo una fuerte gestualidad con la foto que difundió el lunes y su hijo hizo lo propio con el especial saludo que le dedicó al líder del Frente Renovador ayer, en el palco de Diputados. Había, sin embargo, presencia kirchnerista en la jura. Carlos Zannini saludó animadamente a varios de los legisladores y funcionarios presentes, el viceministro de Justicia Juan Martín Mena entre ellos. También asistió el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, uno de los 11 mandatarios provinciales presentes.