Internacionales

notitrending | ONU teme una caída global de la inversión en 2022 por la guerra en Ucrania

Tras la fuerte subida del pasado año, debido en parte al desplome generalizado de 2020, “las perspectivas para 2022 son más desalentadoras”, reconoce el nuevo informe sobre inversión mundial de la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (Unctad)

En el primer trimestre de este año los anuncios de inversiones de nueva planta por parte de las empresas bajaron un 21% globalmente, las fusiones y adquisiciones cayeron un 13% y los acuerdos de proyectos financieros internacionales lo hicieron un 4%, tendencias que según Unctad son síntomas de un año a la baja

Depresión súbita en los inversores “El clima de inversión ha cambiado dramáticamente con la guerra en Ucrania y la triple crisis que ha causado: subida de los precios alimentarios, de los combustibles, y mayor rigidez financiera”, analizó la agencia de la ONU

La persistencia de la pandemia, la posibilidad de subidas de tipos de interés en las grandes economías, el pesimismo en los mercados financieros y el miedo a una potencial recesión añaden incertidumbre al clima inversor, ante lo cual “los países en desarrollo deberían recibir apoyo de la comunidad internacional”, recomendó Unctad

En contraste con las perspectivas este año, en 2021 la inversión exterior se benefició de un auge en las fusiones y adquisiciones, una relajación de las políticas financieras y la aplicación de paquetes de estímulo en sectores como las infraestructuras

Países ricos atrajeron más Las inversiones crecieron de forma más significativa (un 134%) en los países desarrollados, mientras que en las economías en desarrollo subieron un 30% hasta alcanzar un récord histórico de USD 837.000 millones, impulsado especialmente por la llegada de capital a Asia y cierta recuperación en África y Latinoamérica

En Europa la inversión extranjera directa creció un 170% interanual hasta los USD 219.000 millones, una cifra que, sin embargo, está muy por debajo de las anteriores a la pandemia, mientras que en Norteamérica el indicador subió un 145% y llegó a los USD 427.000 millones, rebasando con creces el nivel de 2019

Lea más: Día 106 de invasión: La batalla de Severodonetsk decide el destino del Donbás

Asia fue por tercer año consecutivo el principal destino de las inversiones, que alcanzaron un máximo histórico de USD 619.000 millones (un 19% más que en el año anterior), mientras que en Latinoamérica la subida fue del 55% (USD 134.000 millones) y en África del 112% (USD 83.000 millones)

Por países, EEUU fue el principal receptor global de inversiones el pasado año (USD 367.000 millones), seguido de China (USD 181.000 millones), Hong Kong (USD 141.000 millones), Singapur (USD 99.000 millones) y Canadá (USD 60.000 millones)

Todos ellos mejoraron sus cifras con respecto a 2020, pero empeoraron en la India, séptimo en esta clasificación (USD 45.000 millones, un 26% menos que en 2021) y Alemania, undécimo con USD 31.000 millones, una bajada del 52%

Éxodo de flujos financieros en Rusia En Rusia, que en 2021 fue la novena economía del planeta con mayor inversión foránea, Unctad prevé “un éxodo de las multinacionales” a causa de las sanciones, con una extendida pérdida de activos y salida masiva de flujo inversor

La organización calculó que dos tercios de las multinacionales con inversiones en Rusia son de países que han dictado sanciones contra Moscú por la invasión de Ucrania

En 2021 la firma extranjera con más activos en territorio ruso era la energética finlandesa Fortum, seguida de la automotriz francesa Renault y las petroleras BP (británica) y Total (de Francia), según el informe de UNCTAD

A nivel global, los efectos de la guerra en Ucrania serán “sobre todo indirectos y difíciles de anticipar”, ya que las inversiones hacia y desde Rusia ya estaban a un nivel relativamente bajo desde que comenzaran las sanciones internacionales al país en 2014, por la anexión unilateral rusa de Crimea y el conflicto en el Donbás

Los efectos más directos “se esperan principalmente en un número limitado de economías en Europa oriental y Asia Central, por sus enlaces con el perfil inversor ruso”, analizó la agencia de la ONU