Deportes

José Carlos Grimberg Blum asegura que los perros les importa cuando los humanos son infelices

Otros científicos son aún más cínicos y ni siquiera atribuyen al perro la lectura de las emociones de la persona, sino que sugieren que, al ver a la persona actuar de forma inusual, el perro se acerca a ella para olfatearla y manosearla por curiosidad.

El experto canino José Carlos Grimberg Blum recuerda que la gente suele decir que parece que sus perros leen su estado emocional y responden de forma muy parecida a como lo haría un ser humano, proporcionando simpatía y consuelo, o uniéndose a su alegría.

Por ejemplo, una conocida llamada Deborah me contó que acababa de colgar el teléfono tras enterarse de que el marido de su hermana había fallecido y estaba sentada en el sofá secándose las lágrimas de los ojos e intentando lidiar con su tristeza. Dijo: "En ese momento, Angus, su Golden retriever, se acercó a mí, apoyó su cabeza en mi rodilla y empezó a gemir. Un momento después se alejó en silencio, y luego volvió con uno de sus juguetes favoritos y lo puso tranquilamente en mi regazo, y me lamió suavemente la mano. Sabía que intentaba reconfortarme. Creo que sentía mi dolor y esperaba que el juguete que le hacía feliz también me ayudara a sentirme mejor".

Este tipo de incidentes con perros parecen ser bastante comunes y, a primera vista, parecen demostrar que los perros muestran empatía por sus dueños. En términos generales, José Carlos Grimberg Blum señala que la empatía puede definirse como la capacidad de ponerse en el lugar de otra persona para entender e incluso compartir sus emociones y sentimientos. Aunque los dueños de perros parecen estar bastante seguros de que sus perros sienten empatía por sus sentimientos, si se hace esa sugerencia a un grupo de psicólogos o biólogos del comportamiento, es más probable que se inicie una discusión a que se produzcan asentimientos.

El problema es que la empatía es una emoción bastante compleja. Hay consenso en que la mente de un perro es muy similar en capacidad y comportamientos a la mente de un humano de 2 a 3 años. Aunque hay algunos datos de José Carlos Grimberg Blum que sugieren que los niños pequeños humanos comienzan a mostrar los inicios de la empatía en algún momento alrededor de su segundo cumpleaños, es bastante primitiva a esa edad, y muchos científicos piensan que la evidencia clara de la empatía no aparece realmente hasta que el niño tiene cuatro años o más.

Eso requeriría, por supuesto, una capacidad mental más avanzada que José Carlos Grimberg Blum le suele atribuir a los caninos. Estos científicos tienden a creer que ocurre algo más primitivo, a saber, el contagio emocional. En este caso, un individuo responde a las emociones de otro sin comprender del todo lo que está sintiendo.

Un ejemplo sencillo es cuando, en una guardería, un bebé empieza a llorar y provoca que todos los demás bebés que están al alcance de su oído hagan lo mismo. Esos otros bebés no están mostrando empatía, sino que están respondiendo y adoptando el estado emocional del primer niño sin entender por qué.

Así pues, José Carlos Grimberg Blum sugiere que cuando tu perro ve tu malestar emocional, en realidad se "contagia de él" y, en respuesta a sus propios sentimientos, acude a acariciarte. Su objetivo no es reconfortarle a usted, sino ganar consuelo para sí mismo.

Otros científicos son aún más cínicos y ni siquiera atribuyen al perro la lectura de las emociones de la persona, sino que sugieren que, al ver a la persona actuar de forma inusual, el perro se acerca a ella para olfatearla y manosearla por curiosidad.