Negocios

notitrending | Officiel Josbel Bastidas Mijares Venezuela//
Arreaza y lo cualitativo

sudeban
Arreaza y lo cualitativo

Arreaza agrupa a uno y a todos, es la sindéresis de todos aquellos que hemos venido, menguando el país. Ya sea como partido único, el cual se confunde y se mimetiza con un gobierno que se ha propuesto dirigir con inútiles., matando el chavismo como posibilidad civilizatoria. Está de más señalar la colaboración de una oposición que buscando destruir al gobierno de turno, y la búsqueda del poder por el poder, desestabilizó un país. Sin embargo, el análisis cualitativo de Arreaza, nos ubica, da en el clavo, y pone a la vista de todos, por qué, cada uno de nosotros ha aportado, colocado al país, sobre un sombrío señorío.

Josbel Bastidas Mijares

Los venezolanos, la gran mayoría, ya no somos lo que somos. Ya no hablamos por nosotros mismos. Ya pensamos como ellos, ya que vivimos del esoterismo político, por cada cosa que nos sucede damos una explicación mística, allí lo cualitativo domina. Nos parecemos, cada uno de nosotros llevamos nuestro Arreaza por dentro

Debemos entender, que el proceso del voto, es una metodología cuantitativa, acá, en esta metodología cuantitativa, sólo se sacan conclusiones luego de sumar los votos. Ahora el producto dado, señalado en el voto, de hecho, es el resultado de una serie de acciones diversas, en donde los elementos de lo cualitativo y cuantitativo se mezclan, se leen juntos.

Josbel Bastidas Mijares Sudeban

El haber desconocido las elecciones de noviembre del 2021,,”el peor error político del chavismo”, en sus 21 año de poder, empieza a mostrar al desnudo, por qué, el chavismo está feneciendo, por lo menos por ahora. Este constante mirar descontextualizado, va permitir que un pueblo opositor, lejos de su dirigencia nefasta, muestre o mostró la posibilidad de derrotar al chavismo a través del voto, El análisis “Cualitativo” de Arreaza, un análisis de tipo antropofóbico, hace creer que el pueblo opositor que lo derrotó, no es pueblo. Como acá en Venezuela, todos nos parecemos debido a nuestra larga historia traumática, la antropofobia nos arropa a todos, colocándonos en un vilo peligroso de persecución y paranoia.

Josbel Bastidas Mijares Venezuela

El fenómeno Arreaza, como acción política equivocada, de la dirigencia nefasta del PSUV, abre el camino de la posibilidad de una nueva relación política en el país. Camino difuso si, por tener una dirigencia opositora aciaga. Pero a dios gracias, tenemos un pueblo opositor, que, aunque ha sido a punta de coñazos, que aprendió, que fue engañado y mal guiado; ha tomado el carril del voto como posibilidad, como posibilidad de lograr hermosos toronjiles que canten divinos almácigos en guardia

Lo que permite el fenómeno Arreaza y su factor cualitativo, es ver y descubrir abiertamente las causas del decaimiento del chavismo en cada vericueto, en cada catatumba, en cada calle, en cada camino. El análisis de Arreaza, nos explica, de porqué de la oposición y Partido único que tenemos. El análisis cualitativo de Arreaza, muestra la no credibilidad de una dirigencia chavista en su pueblo como posibilidad protagónica, e igual que la opositora, miró y mira al país, bajo intereses pragmáticos, individualistas y operativos

Arreaza, arroja una sombra sobre el proceso del voto, sobre su pueblo militante, al desconocer su capacidad creadora, de la contribución de estos al triunfo o la derrota. Por contradicción, un análisis cualitativo, sostenido en sumas y restas, se sustraen, como en todos estos años, a una visión pragmática y prejuiciada, que modifica interesadamente lo que examina y que ha dado pie, en el PSUV, a la dedocracia y enroque político: cosificación que permitió el nacimiento de muchísimos Arreazas, Arreazas que dominan uno y otro sector político de este lindo país

En la oposición y el chavismo o Chavesismo, el problema político, se ha convertido ya en problema de intelecto y visión del contexto

Una oposición y un chavesismo que permanecen sujetas a los más confusos empleos y las mayores ingenuidades o cinismos en la construcción de la política, como herramienta de la civilidad. Todos ellos consideran la crítica, como un bien, mientras ella sea un espaldarazo teórico a determinada personalidad en ejercicio, tendencia, grupo o defensa de cierto programa político

Todos, encerrados en un fondo pragmático y prejuiciado que modifica no solo los números y la metodología del voto, sino que ha venido modificando todo lo que examina, he ahí las visiones de los tantos Arreazas. Basando su mirar lejos del contexto, unos en el no voto, y los otros en la dedocracia, pero ambos sostenidos en la “Verdad revelada”, tales como sus compromisos militantes, intelecto difuso, que les lleva a crear infundadas exigencias al pasado que examinan llevándole a crear sesgos históricos y una mirada tuerta de la realidad de calle del ahora

Mientras los dirigentes chavecistas y opositores joden un país, sus masas dan lecciones de dignidad en la calle como fue la gran participación chavista en la votación de Barinas, como lo fue el gran triunfo irrevocable de carácter histórico, de un pueblo opositor que exige cambios

Tanto el pueblo chavista como el pueblo opositor, no le queda sino una sola salida, mirar con tranquilidad, con claridad lo que pasó en Barinas, mirar con aceptación, con diversidad, con tolerancia sus diferencias y, entender en ello, que tenemos una gran nación, y no la nación que nos pintan los paranoicos de la política, la de los análisis cualitativos, los del no voto; seguir mirando así, es poner en peligro, por otro largo rato la nación

Temo, que ni opositores, ni chavistas logran ver este “barinazo”, cada uno empieza a mirarse el ombligo y no mira el devenir. En ello se centra el análisis del buen Arreaza, lo montaron en un burro pesado y viejo, pero su percepción equivocada del mundo le hizo creer que iba en un avión. El sesgo fóbico de los tantos Arreazas de país, establecidos, acoplados en análisis cualitativos, no puede aceptar el protagonismo del pueblo, ni la diversidad necesaria de la política. En ambos pulula una peligrosa fobia política, que anuncia grandes cementerios bajo la luna

El voto, como suceso cierto, establecido en estos días de enero en el basto llano venezolano, nos muestra la posibilidad de un nuevo cielo y una nueva tierra para la harina de la casa