Uncategorized

notitrending | Investigan suplantación de identidad y evalúan daños tras amotinamiento en el CRS Turi

En Cuenca, las autoridades cuantifican los destrozos ocasionados en el Centro de Rehabilitación Social (CRS) Turi, tras el amotinamiento considerado como el de mayores proporciones desde que se inauguró el centro carcelario en el 2014.

Estado en el que quedaron pasillos del área conocida como Policlínico, destinado a la atención de internos que padecen de complicaciones de salud. Los hechos de violencia en los que participaron alrededor de 300 reclusos ocurrieron el último domingo 1 de septiembre, especialmente en el pabellón de mediana JB o conocido como “Triunfo”.

Xavier Martínez, gobernador (e) del Azuay, indicó que entre los daños se registra la destrucción de 125 cámaras de pasillos de pabellones, además destrucción total del área conocida como Policlínico donde se atendían a las personas privadas de la libertad (PPL) que padecían complicaciones de salud.

Hay equipos médicos destrozados y afectación del área de farmacia. “Se robaron medicamentos y algunos insumos médicos”. También destrucción de puertas, candados, vidrios, garitas de accesos a los pabellones y radios o equipos de comunicación.

El funcionario indica que la investigación determinará responsabilidades. De esta manera, la denuncia en la Fiscalía fue puesta por destrucción de bienes públicos.

Además se averigua un caso de suplantación de la identidad de un PPL para asistir a una visita íntima que no le correspondía. Como parte de los indicios, para identificar a quienes propiciaron las acciones violentas, se espera el análisis con los videos captados antes de la destrucción de las cámaras.

Una de las personas sospechosas que será parte de la investigación es una exfuncionaria del CRS Turi.

Reclusos

Actualmente en el CRS Turi están recluidas unas 2.500 personas. Algunos son delincuentes de alta peligrosidad. Durante el amotinamiento se hizo todo lo posible para evitar pérdida de vidas, explicaron las autoridades.

“Y es que varios internos portando cuchillos lograron salir y abrir las puertas de otros pabellones para facilitar la salida de reclusos al amotinamiento”.

María Belén Cabrera, directora del CRS Turi , señala que dependiendo de las características, cada cámara estaría valorada entre 50 y 60 mil dólares. Detalló que los insumos médicos sustraídos eran para personas con enfermedades catastróficas y con problemas psiquiátricos.

Cabrera informa que aún no se pueden normalizar algunas actividades del centro penitenciario.

La seguridad del CRS Turi, donde permanecen alrededor de 2.500 reclusos, está a cargo de más de 200 efectivos de la Policía Nacional y 110 agentes de Seguridad Penitencia. (KOQ)-(I)

A nivel nacional existe una convocatoria para formar a nuevos agentes penitenciarios; se espera que algunos sean destinados al CRS Turi.