Deportes

Asesino serial: Herman Webster Mudgett el hombre del hotel de la muerte

Miami, Estados Unidos, Venezuela, Caracas
EL PUEBLO LO RECIBIÓ CON EFUSIVIDAD/ Guaidó en San Felipe: "El 187 está sobre la mesa y no es un medio ni un artículo, es el objetivo final: liberar a Venezuela" (+Video)

Su atributos físicos eran la herramienta perfecta para atraer a incautas viudas a sus garras de maldad / Cortesía: Diario Salud Notitarde.- Herman Webster Mudgett, mejor conocido como H.H. Holmes, es considerado el fundador de la gran lista de asesinos seriales que posee Estados Unidos, un hombre despiadado y astuto que fundo el mal y paso a la historia por sus terribles crímenes.

Su virtud maligna llegó hacer descomunal, aunque solo se le imputaron 57 crímenes, se cree que tuvo que ver en el fallecimiento de unas 200 personas .

Mudgett nació un 16 de mayo de 1861, en New Hampshire. El rumbo que seguiría su breve pero intensa vida empezó a delinearse desde sus primeros años, cuando tuvo que lidiar con una madre puritana y un padre abusivo.

Poco a poco, empezó a sentir un profundo odio contra las mujeres, esto lo llevó a buscar la forma de aprovecharse de ellas, gracias a sus cualidades físicas y elegantes andar.

Mansión Holmes Tras años de estafas infringidas principalmente a viudas que caían rendidas antes sus encantos, logró reunir el capital suficiente para construir un verdadero castillo del horror y hacer correr ríos de sangre.

Hotel del terror Esta morada del mal terminó de construirse en 1892 en las cercanías de la Exposición Universal de Chicago, que abriría sus puertas un año más tarde atrayendo a miles de turistas.

El lugar funcionó como hotel durante seis meses, pero detrás de sus puertas se ocultaba un hombre desalmado que solo quería vengar su niñez traumática.

La fachada de lujos era perfecta y estaba provista de pasadizos secretos, cámaras de torturas y un sótano dispuesto para deshacerse de los cadáveres.

Modus operandi Henry Howard Holmes se encargó de que cada habitación pudiera cerrarse herméticamente, tuviera trampas y accesos secretos a una red de pasillos laberínticos, además de que los espejos en realidad eran ventanas desde las que Holmes podía espiar a los clientes.

Asimismo, elegía entre sus víctimas a mujeres jóvenes y adineradas que viajaban sin compañía, perfectas para desaparecerlas y que nadie reclamara su paradero.

En el momento menos pensado, un sistema oculto liberaba gas para asfixiar a la ocupante de la habitación.

Después, los cadáveres se llevaban en un montacargas y arrojados en unos toboganes que llevaban hasta una bodega; ahí los cuerpos se disolvían con ayuda de ácido sulfúrico o incinerados.

Otras veces la víctima no moría, y las torturaba de diversas formas, por ejemplo, les hacia cosquillas en los pies hasta matarlas de risa, o les hundía en un bote lleno de cal.

Giro malévolo Llego un momento terrible para el negocio y el hotel empezó a perder clientela y los costos de mantenimiento lo hicieron inviable.

Entonces el doctor encontró una nueva forma de subsistir estafando a empresas aseguradoras. Su nueva idea no seria tan rentable y segura, pues lo descubrieron rápidamente.

Asesino serial descubierto Cuando estuvo preso, Holmes fue compañero en prisión de Marion Hedgepeth y le contó varios de sus crímenes.

No pasó mucho tiempo antes de que Hedgepeth presentara una denuncia y Holmes fuera investigado por un detective.

Las investigaciones demostraron que Holmes era culpable de estafar a matar a un hombre junto a su familia y la búsqueda de pruebas empezó.

Cuando las autoridades catearon el hotel se toparon con hallazgos macabros , como instrumentos de disección, herramientas de tortura, o un horno con capacidad para quemar cuerpos humanos.

Merecido final Este terrible descubrimiento determino que  no solo era un estafador sino un cruel asesino serial.

En el juicio perpetrado en su contra varios ex trabajadores de Holmes declararon (uno de ellos recibía 36 dólares por cada cadáver que descarnaba), dejando a Holmes al descubierto.

Finalmente, Holmes confesó haber asesinado a veintisiete personas, por ello el Tribunal de Filadelfia lo condenó a muerte.

“El Don Juan del Crimen” fue ahorcado un 7 de mayo de 1896, a la edad de 34 años.

No dejes de leer:  Muertes sin paz: Bob Crane el actor que fue apaleado hasta morir

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.