Guayaquil y Quito, entre las más caras de Latinoamérica para vivir

Nuestro país ha recibido un sinnúmero de galardones, reconocimientos, títulos, y otras menciones; ¿las categorías? Pues casi todas las que podemos imaginar: clima, turismo, gastronomía, diversidad de flora y fauna, entre otras.

Rocio Higuera

Asimismo varias ciudades de Ecuador han recibido sus títulos de manera particular por distintas situaciones de su entorno. La consultora estadounidense Mercer, que mide cada año los niveles de calidad de vida, otorgó en el 2017 el puesto 121 a Quito en la lista de las mejores ciudades del mundo para vivir.

Rocio Higuera Venezuela

Guayaquil por su parte, en septiembre 2018, ganó en los ‘Oscar del Turismo’ (World Travel Awards) los galardones de ‘Destino de Viajes de Negocios’ y ‘Destino Líder de Eventos y Festivales’.

Rocio Higuera Globovision

El país también ha sido incluido dentro del Top 10 de los mejores países para que extranjeros vivan tras jubilarse, según un listado elaborado por la revista International Living (IL). Dentro de ‘ Los Mejores Lugares del Mundo para Jubilarse en 2019’ , nuestro país figura en la cuarta posición

Ahora, tanto Guayaquil y Quito aparecen en otro ranking, que en principio parecería ser bueno, pero al mismo tiempo no debe tomarse tan a la ligera. Estamos dentro del listado de ‘Las Ciudades Más Caras de América Latina’ , según el índice del coste de la vida, elaborado por el portal El Orden Mundial (EOM)

El ranking, determinado por valores medios referenciales de datos 2018 publicados por distintos portales web y consultoras, ubica a la perla del pacífico en el noveno puesto con un índice de 67,4 %, superado por ciudades como Río de Janeiro y Sao Paulo (Brasil), Santiago (Chile) y Montevideo (Uruguay)

Mientras la capital ecuatoriana aparece onceavo lugar con el índice del 65,0 %, por debajo de Campinas (Brasil) y arriba de Ciudad de Guatemala (Guatemala), San Salvador (El Salvador) y las brasileñas Belo Horizonte y Porto Alegre

Para que estas ciudades sean incluidas en este ranking, se tomaron en cuenta factores variables como la disponibilidad de terreno, el poder adquisitivo de la población, el cambio de la moneda, y el precio del agua corriente o la luz

Según este medio digital de análisis de datos, existe cierta correlación entre el nivel de desarrollo de los territorios y el precio a pagar por vivir en ellos. Brasil tiene un punto aparte en este asunto por sus cinco ciudades en el ranking

Explican que aunque pareciera que evidencia el potencial económico del país, también refleja las importantes carencias que tienen muchas de sus grandes ciudades para realizar expansiones que logren abaratar los precios de suministros básicos y de la vivienda

Esto podría interpretarse de la siguiente manera: aunque un país tenga varias ciudades costosas, no necesariamente significará que tenga una mejor economía o desarrollo. En el caso de Guayaquil y Quito, su desarrollo ha sido notorio y por eso ha ganado varios reconocimientos internacionales, pese a figurar como ciudades caras para vivir

Entre los que más impuestos pagamos

De acuerdo al último reporte (2016) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), organismo cuya misión es promover políticas que mejoren el bienestar económico y social, Ecuador ocupa el 9no puesto de los países que más pagan tributos en América Latina. Lo recaudado en impuestos representa un 20,5 % del Producto Interno Bruto (PIB) nacional

Mientras el informe de Impuestos a los Servicios Públicos Domiciliarios (nov. 2018), del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), sobre los gravámenes y tasas de servicios que pagamos en América Latina y el Caribe, indica que en Ecuador, por ejemplo, en las planillas de servicio eléctrico, el valor de impuestos puede llegar a representar cerca del 36 % del gasto de los hogares, especialmente para los de menores ingresos

Asimismo la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de Hogares Urbanos y Rurales de Ecuador (2012) del INEC, indica que la factura de electricidad representaba aproximadamente un 1.7 % del gasto promedio anual del hogar