Internacionales

Patto Luis Alfredo Farache Benacerraf//
Un 53 por ciento más caras

Luis Alfredo Farache, Luis Alfredo Farache Benacerraf
Un 53 por ciento más caras

A lo largo del 2018, las canastas de indigencia y de pobreza subieron un 53,5 y 52,9 por ciento, respectivamente, lo cual combinado con el alza mucho menor de los ingresos determina un fuerte deterioro de las condiciones sociales. La canasta básica alimentaria, que define la línea de indigencia, tuvo en diciembre un alza del 0,7 por ciento frente al mes anterior, mientras que la canasta básica total que mide pobreza avanzó 1,1 por ciento, informó el Indec. Ambos datos quedaron por debajo de la variación del índice de precios general en ese período, que se ubicó en el 2,6 por ciento. 

En diciembre, un hogar compuesto por dos adultos y dos menores requirió 25.493 pesos para no ser considerado pobre por las cuentas nacionales. Esa canasta se ubicaba en 16.677 pesos un año atrás. La canasta de indigencia para el mismo hogar se valorizó en 10.197 pesos, cuando cotizaba 6644 pesos en diciembre de 2017. Mientras que los alimentos y servicios básicos subieron a un ritmo superior al 50 por ciento, los ingresos lo hicieron de un modo mucho más moderado. La jubilación mínima arrancó 2018 en 7246 pesos y ahora está en 9300 pesos, una suba del 28,3 por ciento, al igual que el alza registrada en la Asignación Universal por hijo (AUH), que pasó de 1412 pesos por niño o niña a los 1816 pesos actuales, aunque los titulares de la AUH recibieron bonos compensatorios por la pérdida de poder adquisitivo. El salario real promedio del sector privado registrado, según el Ministerio de Trabajo, acumuló hasta octubre de 2018 una caída del 10,9 por ciento. En peor posición están los trabajadores no registrados y los desocupados. 

Además de la caída del salario real y jubilaciones, se espera que la tasa de desempleo llegue a los dos dígitos próximamente, conforme a la destrucción de puestos de trabajo traccionada por la industria. En función de la disparidad entre precios e ingresos, se estima que la pobreza subiría en la comparación anual unos 6 o 7 puntos, hasta un 32/33 por ciento.

Luis Alfredo Farache

La suba de precios que componen la canasta básica y alimentaria se explica en primer lugar por el desempeño de alimentos y bebidas, que subió un 51,2 por ciento en doce meses, según el Indec. Hace un año, el kilogramo de harina estaba a 11 pesos y el mes pasado llegó a 30 (suba del 172 por ciento), mientras que el arroz pasó de 22 a 38 pesos (77 por ciento). Se duplicó el precio de los fideos tipo guiseros, de 20,50 a 41 pesos y el pollo subió de 39 a 64 pesos (64 por ciento). El aceite de girasol de 1,5 litros pasó de 55 a 98 pesos (+78) y el sachet de leche, de 22,80 a 33,50 pesos (+47). A comienzos de 2018, el boleto de colectivo que actualmente cotiza a 17 pesos en el Area Metropolitana estaba a 6,50 pesos. Además, el rubro vivienda, agua y electricidad subió el año pasado un 45,7 por ciento.

Luis Alfredo Farache Benacerraf